3 minerales vitales para tu metabolismo

Resultan fundamentales para que muchos otros nutrientes puedan cumplir sus funciones. ¡Asegurate de que no falten en tu dieta!

 

1. EL IMPRESCINDIBLE MAGNESIO

El magnesio participa en 300 reacciones bioquímicas, como la formación de hueso y la remineralización, el buen estado de la pared de las arterias y el control glucémico. Incrementa la producción de GABA, un neurotransmisor que modula la actividad del cerebro.

Necesitas 300 mg al día y lo hallas en bananas, almendras, nueces, semillas de girasol, brócoli, cacao, espinacas, acelgas y legumbres.

 

2. LA ENERGÍA DEL SELENIO

El selenio participa en la producción de energía celular y reduce el estrés oxidativo. Su déficit produce cansancio y falta de concentración.

Se recomiendan 55 mcg al día y se encuentra en hongos, frutos secos y legumbres.

 

3. EL ZINC REGULADOR

El zinc participa en la estabilidad de la membrana celular y la fabricación de insulina, entre otros.

Necesitamos unos 8-12 mg al día. La ingesta conjunta con vitamina C aumenta su absorción. Lo podés encontrar en las semillas de calabaza, el tofu y los frutos secos.

 

Y además… si sufrís estrés

El estrés aumenta las necesidades de nutrientes: para hacerle frente conviene consumir alimentos concentrados en nutrientes. Deberán aportar proteína, ácidos grasos omega-3, vitaminas C y del grupo B y minerales extras. También hay que evitar los azúcares, el alcohol y la cafeína.

  • Potencia la ingesta de vitaminas del grupo B: con vegetales de hoja verde oscura, cereales integrales, germen de trigo, legumbres y frutos secos.
  • Vitamina A: los vegetales ofrecen vitamina A en forma de betacaroteno, como en las zanahorias, las espinacas, las batatas y la calabaza.
  • Plantas adaptógenas: regulan y mejoran la inmunidad y la respuesta al estrés. Plantas como el ginseng, la maca, la Rhodiola rosea y el reishi favorecen la reducción de la ansiedad y la fatiga que normalmente acompañan las situaciones de estrés sostenido. Muchos de estas plantas adaptógenas se pueden añadir a los platos como ingredientes o especias, lo que refuerza su calidad nutricional.

 

 

 

Fuente: cuerpomente.com